Desayunando con…Amadeu Barbany

adminBlog, Comunidad profesional, Consumo consciente, Desayunando con, Desayunando con..., Networking0 Comments

economía humana

Desayunando con…es un espacio informal de encuentro e intercambio, impulsado Economía Humana, en el que la economía y las personas vamos de la mano

Una vez al mes, el espacio de networking de Barcelona acoge a un profesional de reconocido prestigio para que comparta su experiencia con los participantes sobre las claves de la nueva economía y los negocios éticos.

Economía Humana

En Economía Humana, creemos en el poder del testimonio. Por eso, nuestros invitados hablan de su trayectoria profesional en primera persona, haciendo incapie en los aspectos más íntimos y personales de su proceso. Para finalizar el desayuno, abrimos un espacio de preguntas y respuestas en el que la persona invitada dialoga con los participantes en un ambiente distendido.

El pasado viernes 20 de enero, recibíamos la visita de Amadeu Barbany, comerciante de 3ª generación, que lideró el proceso de transformación de Granollers, recuperando la ciudad para las personas.

A continuación, compartimos un breve resumen de los puntos esenciales de la intervención de Amadeu Barbany.

economia humana
Para mi hacer de comerciante es el trabajo más bonito del mundo.

Gran Centre nace de la ilusión de un grupo de “botiguers” (comerciantes) de toda la vida de Granollers que soñamos con transformar la ciudad. Lo que nos motivaba no era no era vender más, sino el deseo genuino de recuperar la ciudad para las personas. A mi parecer, esta es la clave de todo el proceso vivido en Granollers.

Estoy convencido de que cuando tenemos objetivo más elevado que nuestro propio interés personal, somos capaces de conseguir lo que nos proponemos, por muy difícil que parezca en un principio.

Empezamos 12 personas. Nos reunimos cada semana durante algo más de 1 año para sentir y visualizar cuál era la ciudad con la que soñábamos.  Cuando lo tuvimos claro, compartimos nuestra visión con el resto de comerciantes y conseguimos el apoyo de un número considerable.

Los ejes principales de nuestro proyecto eran 3: la ciudad, la cultura y el comercio.

En el eje ciudad

Soñamos una ciudad sin coches. La idea era sencilla, sacar sillas de enea a la puerta de los comercios para que la gente se pudiera sentar y charlar tranquilamente. Las sillas de enea se han convertido en un símbolo de la transformación de la ciudad y de cómo poco a poco fuimos recuperando la calle para las personas.

Resulta curioso como cualquier acción creativa que nos proponemos, genera una oposición en las adminsitraciones. En nuestro caso, las sillas no se adaptaban a la normativa municipal y el ayuntamiento nos pidió de quitarlas. Al final conseguimos mantenerlas sacando un seguro de responsabilidad civil por los daños que pudiera ocasionar su uso a las personas y al mobiliario público. Afortunadamente, no ha habido ningún problema en este sentido. Las personas respetan y cuidan las sillas hasta tal punto que el alcalde nos preguntó cómo lo conseguiamos. No entendía como el mobiliario público sufría tantos desperfectos, mientras que las sillas  de enea eran respetadas. La respuesta era sencilla. Nosotros confiamos en las personas y por eso ellas nos devuelven confianza también, mientras que ellos partían de la desconfianza.

Siempre hemos tenido muy claro que para nosotros el centro de cualquier acción que hagamos es la persona, después la comunidad, después las ideas…

Como seres humanos, todos nacemos el potencial de mejorar el mundo. No sólo somos consumidores compulsivos como nos han intentado hacer creer.

En el eje cultura

Nuestro propósito era potenciar y recuperar la cultura autóctona de Granollers y de Cataluña.

De todo lo que hicimos, quiero rescatar una actividad: El auca de Sant Estebe. Una vez al año, todos los comerciantes nos organizábamos para interpretar esta obra de teatro. Nadie se podía imaginar el éxito que llegó a tener. Cada año llenábamos el teatro de Granollers, con una capacidad para más de 500 personas en 5 funciones seguidas. La verdad es que no lo hacíamos muy bien, pero nos lo pasábamos muy bien y la gente se divertía con nosotros.

Finalmente, dejamos de hacerla por la oposición del ayuntamiento.

Aun así, quiero rescatar de esta experiencia un aprendizaje. No es necesario que seamos los mejores, sólo hay que atreverse a hacer lo que soñamos. Sólo hay que atreverse a representar el Auca de Sant Esteve.

En el eje comercio

Nuestro propósito era impulsar un comercio ciudadano. Para ello, creamos una moneda local propia que operaba a través de una tarjeta de crédito. Llegamos a contar con más de 18.000 tarjetas y con más de 400 asociaciones afiliadas. Prácticamente, todo el comercio participaba de la tarjeta.

Desafortunadamente, el éxito del proyecto ha tenido un impacto negativo. Puso a Granollers en el ojo de mira de las multinacionales y, como consecuencia, empezaron a presionar a los comerciantes de toda la vida para que les vendieran sus locales. Desde Gran Centre, intentamos frenar este proceso y elaboramos una propuesta que consistía en hacer de Granollers un proyecto piloto de ciudad libre multinacionales. Ello requería que el ayuntamiento aprobara una normativa de protección del pequeño comerciante, pero no lo hizo y, en consecuencia, las multinacionales invadieron la ciudad.

A pesar de ello, para mí lo importante es atreverse, ser valiente y tener las cosas claras. No podemos conformarnos con hacer lo que toca y cerrar los ojos…tenemos que atrevernos a actuar desde nuestra esencia. El punto central es hacer las cosas desde lo que realmente somos. Porque desde ahí, hagamos lo que hagamos estará bien.

Cuando creemos realmente en algo y lo llevamos a cabo, la gente, la vida responde porque hay autenticidad.

Creer es crear. Nosotros vimos como queríamos la ciudad, creímos en nuestra visión y la hicimos realidad. De hecho, aún estamos en el camino. El proceso no se ha acabado. Y, a pesar de las dificultades y obstáculos, es imparable.

Personalmente, los fracasos me han hecho crecer como persona. A menudo, en los momentos duros del proceso, las personas que me quieren me pidieron que abandonara. Me decían que mi sueño era imposible. La verdad es que lo he pasado muy mal, pero algo en mi interior me impulsaba a tirar adelante…

El cambio empieza porque yo cambio. Personalmente elijo la creatividad a la queja. Cuando te crees algo realmente, lo haces real.

Para mí, lo esencial es vivir en paz, conmigo mismo, con mi comunidad, con el mundo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*