Las empresas del Ibex tienen 810 filiales en paraísos fiscales, según Oxfam Intermón

maribelBlog, Economía Humanizada

Vericuetos legales, entramados societarios, registro de marcas en paraísos fiscales, préstamos entre grupos, creación de filiales en Holanda e Irlanda… El último informe de Oxfam Intermón intenta arrojar luz sobre las excesivas sombras de la fiscalidad de las grandes empresas.

Según los datos de la ONG, las empresas del Ibex 35 han aumentado el número de filiales en paraísos fiscales en un 44%,pasando de 561 en 2012 a 810 en 2013. De hecho, el flujo hacia paraísos fiscales representa el 24% del total de las inversiones de España en el extranjero y más del 26% de la inversión que realizan las grandes empresas en el exterior son préstamos entre filiales del propio grupo.

Ránking de empresas españolas con el número de filiales en paraísos fiscales. | Oxfam Intermón

El ránking de entidades españolas con filiales en paraísos fiscalesestá encabezado por el Banco Santander, con 182, seguido de la constructora ACS, con 119, la compañía eléctrica Iberdrola con 66, la empresa tecnológica Abengoa con 63 y el BBVA con 52.

Todo ello contrasta con la enorme caída de la recaudación del impuesto de sociedades que ha bajado un 56% entre 2007 y 2014 , lo que representa 25.000 millones de euros menos para las arcas del Estado, según denuncia la ONG. “Durante ese mismo período de tiempo, la población española en riesgo de pobreza y exclusión creció en dos millones, pasando del 23,3% de la población en 2007 al 27,3% en 2013”, reza el informe.

El documento ‘La ilusión fiscal’, elaborado tras dos años de investigación, denuncia que las grandes empresas están utilizando todo tipo de estratagemas para pagar menos impuestos, lo que reduce los ingresos del Estado para poder realizar inversiones sociales.

Privilegios de unos pocos

“Que sea legal, no significa que sea moral. En la mayoría de los casos las empresas no están cometiendo ilegalidades, sino utilizando mecanismos que están a su alcance para no pagar impuestos. Pero no es posible seguir hablando de la responsabilidad social sin tener en cuenta su responsabilidad fiscal. Los privilegios de unos pocos son sacrificios para el resto de la ciudadanía”, afirma Jaime Atienza, director de campañas y ciudadanía de Oxfam Intermón.

Según la ONG, “las grandes empresas pagan muy pocos impuestos en España en relación con su volumen de actividad, y su esfuerzo fiscal (lo que pagan en relación a sus beneficios) queda muy lejos del que realizan las pymes o el resto de ciudadanos, que conjuntamente aportan el 90% de la recaudación total a las arcas públicas”.

De hecho, si las grandes compañías hubiesen soportado en 2012 una presión fiscal similar a las de las pymes y grupos no consolidados en el Impuesto de Sociedades, del 17% en lugar del 5,3%, se hubiesen podido recaudar 8.227 millones de euros adicionales.

Pero, vayamos por partes. ¿Cómo lo hacen? ¿Qué mecanismos utilizan? Descifrar la ingeniería de las empresas para trasladar artificialmente los beneficios hacia jurisdicciones de baja tributación es tarea ardua. El informe de Oxfam Intermón destaca algunas modalidades, muy utilizadas, por ejemplo, por las empresas tecnológicas como Google, que sólo paga un 2,4% de sus beneficios fuera de Estados Unidos:

Mecanismos para pagar menos

    • Abusos en los precios de transferencia

Manipular los precios en las operaciones que se realizan entre las empresas del mismo grupo inflándolos o abaratándolos para que el beneficio se genere sólo en los países de baja tributación. Por ejemplo, un cubo de plástico puede venderse por casi 1.000 veces más que su valor inicial.

    • Préstamos entre grupos

Se trata de operaciones entre empresas del mismo grupo que no se ajustan a las condiciones de mercado. El sistema de exenciones para rentas que vienen del exterior han hecho de estos préstamos un buen negocio.

    • Deslocalizar la marca

Registrar marcas y patentes en paraísos fiscales. De esta forma, los beneficios de las transacciones se fugan de los países donde se desarrolla la actividad a los paraísos fiscales.

    • El sándwich holandés y doble irlandés

Consiste en combinar la transferencia de royalties y aprovechar los vacíos en los tratados fiscales de varias jurisdicciones. Así, el sandwich holandés y el doble irlandés conllevan la creación de filiales en Holanda e Irlanda desde donde se factura por un bien o un servicio. Pero el beneficio se transfiere de Irlanda a Holanda, de Holanda de nuevo a Irlanda y de Irlanda, finalmente a un paraíso fiscal. Por ejemplo, un español compra un producto. La venta es facturada desde Irlanda (que aplica un 12% de impuestos sobre los beneficios). Desde Irlanda, la empresa tiene que pagar a otra radicada en Holanda por el uso de la marca. Estos royalties están exentos de impuestos por el tratado fiscal con Irlanda. El dinero vuelve a otra filial diferente en Irlanda y, desde ahí, el dinero es transferido a las Bahamas, donde realmente están depositados los derechos sobre la marca.Y ahí es dónde se queda el dinero.

Otro dato que destaca el informe es que la inversión extranjera que llega o sale de España lo hace a través de un país intermedio, generalmente un paraíso fiscal, para tributar menos. En ocasiones,se trata de inversiones circulares de ida y vuelta. “Uno de cada diez euros de inversión que sale de España regresa a nuestro país después de haber pasado por algún paraíso fiscal con jugosas ventajas. Así es que, paradójicamente, España es el segundo inversor extranjero en España”, asegura el texto.

El paraíso fiscal predilecto de la inversión extranjera desde Españason las islas Caimán, que ha atraído en el último año 1.969 millones de euros, 89 veces más que el año anterior.

Para atajar todas estas prácticas, Oxfam Intermón apela a la responsabilidad social de las empresas y reclama una ley contra la evasión fiscal en España para reducir los niveles de evasión y de elusión fiscal.

+ INFORMACIÓN

Intermón Oxfam

Fuente: El Mundo por Ana del Barrio