¿Qué tipo de líder eres y cómo puedes evolucionar?

adminBlog, Consultoria humana, Consumo consciente, Servicios profesionales0 Comments

economía humana

Organizaciones y liderazgos para un nuevo paradigma más consciente, humano y eficiente

Las organizaciones, al igual que el ser humano y la sociedad, han ido evolucionando a lo largo de la historia convirtiéndose en organismos más complejos. Su desarrollo, a su vez, ha reflejado la visión del liderazgo mayoritariamente aceptada en cada época.

Durante gran parte de la historia reciente, organizaciones y liderazgos han estado controladas por jerarquías de poder que sólo han mirado por su propio interés poniendo en riesgo la vida en el planeta e imponiendo la creencia de que vivimos en un entorno hostil de escasez en el que es necesario luchar para sobrevivir, al igual que los animales en la selva. Bajo esta visión neurótica y distorsionada de la realidad, la competitividad extrema y la maximización de beneficios se han erigido como dogmas de fe incuestionables y los más fuertes son los que han sobrevivido mejor adquiriendo privilegios en detrimento del resto de la población.

Frente a esta situación, cada vez son más las personas que toman conciencia sobre la necesidad de desarrollar formas organizativas más conscientes basadas en liderazgos con vocación de servicio y en “jerarquías naturales” que faciliten el empoderamiento individual y colectivo de todos los implicados.

Existen indicios que apuntan a que la sociedad, en su conjunto, está atravesando una fase de transición hacia un nuevo paradigma más consciente y humano con implicaciones en ámbitos tan dispares como el personal, el educacional, organizacional y económico…

Ante este escenario, la pregunta que nos planteamos y sobre la que invitamos a la reflexión es la siguiente: ¿En qué punto nos encontramos actualmente tanto a nivel organizacional como de liderazgo?

Desde nuestro punto de vista, entendemos que, efectivamente, estamos en el inicio de un proceso de transformación de un paradigma, basado en la lucha y la maximización de beneficios, hacia una visión más holística, que incluye y trasciende el paradigma anterior armonizando tangibles e intangibles.

Se trata de un camino evolutivo complejo que conlleva impulsos paradójicos y complementarios, aunque aparentemente opuestos hacia el caos y la creatividad, donde el concepto de eficiencia se replantea, redefine y amplia para incluir el impacto en las personas y la vida.

En este contexto de cambio y confusión, resulta imprescindible identificar y reconocer aquellos referentes que están contribuyendo de manera efectiva a impulsar nuevos escenarios más creativos y humanos.

Existen innumerables formas de clasificar a las organizaciones, la mayoría de ellas centradas en la recogida y análisis de datos tangibles como, por ejemplo, el tamaño de las empresas, el tipo de actividad, su forma jurídica, zona geográfica… Así mismo, contamos también con numerosas teorías y metodologías de management basadas en una visión jerárquica y vertical de las empresas.

Desde Economía Humana, entendemos que es necesario formular, identificar y difundir nuevas formas de comprender a las organizaciones y el liderazgo que tengan en cuenta la armonización de tangibles e intangibles, el empoderamiento de las personas y, por tanto, de la sociedad.

Entre las propuestas orientadas en esta dirección,  hemos querido empezar por  compartiros la que propone Joseph Jaworski en su libro Source. Se trata de una clasificación sencilla y esclarecedora en 4 niveles, que facilita la comprensión de las organizaciones y los liderazgos desde una mirada clara y amplia que nos permite tomar consciencia e identificar los patrones propios de cada nivel e intervenir adecuadamente para facilitar la evolución.

He aquí un resumen de lo propuesto por Jaworski, traducido y adaptado desde la experiencia de los miembros y colaboradores de Economía Humana en años de investigación y aprendizaje directo.

Niveles de liderazgo y organizaciones

Nivel I: Autoritarias y Ego-centristas

Los líderes del nivel I se caracterizan por un estado de madurez interior poco desarrollado. Son literalmente incapaces de valorar a los otros. Sus relaciones con los demás seres humanos son esencialmente manipuladoras y enfocadas al servicio de sí mismos. No tienen principios claros y están gobernados por su propia ambición. Existe una falta de integridad en su forma de actuar. Algunos pueden ser bastante disciplinados en conveniencia con sus propias metas y esto los puede elevar a cargos de prestigio y poder. Algunos de ellos pueden avanzar al Nivel II.

Las organizaciones con estos tipos de liderazgo crean ambientes de trabajo muy competitivos y tóxicos. Los valores son simples palabras. Expulsan el talento. Su propósito fundamental es el crecimiento ilimitado de la organización y de la cuenta de resultados, sin tener en cuenta a las personas o al medio ambiente. Las emociones dominantes, más o menos sutiles, son el miedo y la violencia.

Nivel II: Conservadoras y disciplinadas

Los líderes del nivel II son personas que valoran a los demás. Su propia identidad incluye familia, allegados, miembros de su organización y la organización, como tal. La estabilidad es el primer valor para los líderes en este nivel. Buscan adaptarse a las normas establecidas por su sistema de creencias y se pueden sentir desconcertados o amenazados si alguien parece estar actuando fuera de las reglas de juego. Logran constantemente el éxito en sus objetivos organizacionales. Valoran de manera genuina, aunque limitada a los demás. Los logros son un reflejo de su autodisciplina. En la medida que aumentan su poder e influencia, desarrollan y fortalecen indirectamente a los otros también.

Estas organizaciones atraen cierto talento domesticado. Su visión de la innovación es limitada y orientada a los resultados tangibles. Las decisiones se toman de forma vertical y la comunicación real es poco transparente. Su propósito de excelencia es caracterizado por la justicia, la decencia y el respeto a las reglas del juego. Sus claves fundamentales son la estabilidad y el control.

Nivel III: De Servicio y transformación

Los líderes del nivel III cuentan con una expansión aún más amplia de sí mismos para integrar a todo el mundo, independientemente de su origen cultural. Utilizan constantemente su posición para servir y empoderar a los otros. En términos de Robert Greenleaf, las personas que están a su alrededor se vuelven más sanos, más sabios y más empoderados – y con más tendencia a convertirse en líderes al servicio. A estos líderes se les confía comúnmente equipos relevantes con importantes valores internos. Se trata de un nivel de crecimiento que cuestiona sistemas de creencias rígidos y trasciende las reglas y roles convencionales.

Los líderes en este estado de evolución muestran una alta necesidad de logro, pero ya no a costa de otros en su organización o en la sociedad en general. Tienen una gran necesidad de independencia. Son propensos a tomar riesgos maduros, con un fuerte sentido de autoeficacia y tolerancia a la ambigüedad. En consecuencia, prosperan en tiempos de turbulencia y complejidad. Han adoptado una visión del mundo como un sistema. En la fase más avanzada de este nivel, obtienen una mayor conciencia de la interconectividad de la vida. Comprenden y asumen su rol de jerarquías naturales en sus entornos y, en base a ello, propician un nuevo orden más coherente. En sus organizaciones, profesan comprensión y responsabilidad por los más grandes sistemas sociales dentro de los cuales el individuo y la organización operan.

Las organizaciones que facilitan este tipo de liderazgo son motivadoras y transparentes, innovadoras y creativas. Atraen talento y lo fidelizan con facilidad. Sus propósitos son elevados e incluyen el impacto en las personas y el planeta.

Para los grandes retos que prevalecen a día de hoy el Liderazgo al Servicio es necesario, pero ya no es suficiente. Las organizaciones necesitan ser dirigidas por una generación más avanzada de líderes “Disruptivos y Trascendentes” o líderes “Nivel IV”

Nivel IV: Trascendentes y Disruptivas

Los líderes Nivel IV encarnan las características y valores de los líderes al servicio, pero han llegado a un nivel de comprensión más amplio y sutil de interacción con el mundo. Muestran una capacidad de funcionamiento y rendimiento extraordinaria. En el corazón de este tipo de actuación hay una capacidad de conocimiento tácito que puede ser utilizada para desarrollar talento disruptivo, formación estratégica, excelencia operacional e innovación, incluyendo el imaginar y crear el tipo de organización o sociedad más adecuada, creativa y humana.

Los Líderes Disruptivos y Trascendentes mantienen la convicción de que hay una inteligencia subyacente dentro del universo que es capaz de guiarnos y prepararnos para los diversos futuros que debemos crear. Combinan su comprensión cognitiva del mundo a su alrededor con un fuerte conocimiento interior de los potenciales no visibles que alberga el universo, una posición que trae consigo el poder de transformar al mundo tal y como lo conocemos.

Las organizaciones de nivel IV son organizaciones trans identitarias que armonizan tangibles e intangibles de forma natural, empoderan constantemente y aportan gran valor a la Humanidad en todas sus actividades.

A través de estos 4 niveles y sus gradaciones intermedias, podemos testar y definir la ubicación tanto de líderes como de organizaciones, ofreciendo una radiografía sencilla de la realidad actual en el complejo mundo organizacional, lo que nos facilita el diagnóstico y la orientación de las intervenciones.

En Economía Humana estamos comprometidos con el empoderamiento de las personas, de las organizaciones y de la sociedad. Desde esta mirada profunda, investigamos continuamente, atraemos y coordinamos talentos y metodologías disruptivas, para acompañar procesos re-evolutivos orientándolos hacia niveles más conscientes, humanos y realmente eficientes.

Las organizaciones y los equipos que quieran avanzar y crecer aprovechando todo su potencial, necesitan tomar decisiones coherentes con su propósito, orientadas a armonizar su visión y acción, introduciendo mecanismos de mejora continua. La Consultoría de Economía Humana está enfocada a apoyar el impulso creativo de las organizaciones con las que desarrollamos nuestra labor. Ofrecemos un servicio de acompañamiento profesional para profundizar en procesos internos de mejora, orientados a la creación de valor compartido en base al empoderamiento personal y colectivo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*