Las plantas, una nueva fuente de energía renovable y eficiente
Por Natalia Perry Wobst

Economia HumanaBlog, Comunidad profesional, Desayunando conLeave a Comment

Que enriquecedor es oír las palabras de alguien que inspira y da una esperanza para un cercano y prometedor futuro.

Natalia Perry

Hoy, gracias a Economía Humana, conocí a Pablo Vidarte, un joven de apenas 22 años, cuya curiosidad le llevó a investigar y descubrir una innovadora y disruptiva forma de producir electricidad a partir de la fotosíntesis de las plantas.

Su propósito es poner su descubrimiento al servicio de la humanidad, permitiendo el autoabastecimiento doméstico. A día de hoy, cosecha numerosos premios y reconocimiento a nivel internacional que abalan su descubrimiento.

Además, su espíritu emprendedor le ha llevado a crear junto con otros amigos su propia empresa Bioo, desde la que comercializa sus productos a la vez que sigue innovando.

Durante la presentación, se propuso una visita a su empresa organizada conjuntamente con Economía Humana para los miembros de la Comunidad interesados en el tema.

La segunda parte de la presentación, la dedicó a presentarnos las reflexiones contenidas en su libro: “Una nueva tierra. Aquel que vivió mil vidas”.

Pablo nos invitó ampliar nuestra mirada, a ir más allá de los muros de cristal del ser humano planteando una inquietante pregunta. ¿Y si pudiéramos vivir para siempre? Partiendo desde una posición filosófica y científica, Pablo abrió el campo del Trascentismo según  el cual: un futuro inmortal nos espera, gracias aal desarrollo tecnológico unido al desarrollo de una conciencia colectiva.

Éste es otro de los aprendizajes que recojo de la presentación de Pablo:  cuando la inteligencia se alía con la naturaleza en vez de luchar contra ella o explotarla, no existen limites.

Gracias Economia Humana por organizar estos Desayunos donde se presentan propuestas tan inspiradoras lideradas personas que han decidido poner sus dones y talentos al servicio para construir un mundo mejor hoy y un excelente mañana.

Autora

Natalia Perry Wobst, socióloga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *