Descubriendo la Innovación Sostenible sin Obsolescencia Programada
Por Maribel Guzmán

Economia HumanaBlog, Consumo consciente, Emprender con valoresLeave a Comment

El consumo es uno de los principales motores del actual modelo económico. El Black Friday es sólo un ejemplo más de todo un sistema orientado al consumo.

Consumir a costa de todo y cuanto más mejor, se ha convertido en el leit motiv y en un modus vivendi generalizado que nos deshumaniza a la vez que nos esclaviza.

Consumimos para ser, para sentirnos bien, para sentirnos seguros, saludables, atractivos, felices… consumimos para amar y ser amados. Y aunque sabemos que como cualquier otra adicción acaba generando dependencia e incrementando nuestra frustración, estamos tan enganchados que no somos capaces de dejarlo.

Mientras tanto, en nombre de un anhelado y pretendido crecimiento económico infinito, el modelo económico actual sigue explotando de manera irracional e insostenible los recursos finitos del planeta, siendo ésta la principal causa de la destrucción del medioambiente y del cambio climático.

Cada día, resultan más evidentes e irrefutables las señales de que estamos llegando a un punto sin retorno de consecuencias imprevisibles. Como hemos podido ver esta semana en la Cumbre del Clima COP 25, está en riesgo nuestra supervivencia como especie y el equilibrio de la vida en el planeta tal y como lo conocemos.

Una de las principales estrategias del actual sistema económico para mantener en movimiento la rueda del consumo es la obsolescencia programada. Es decir la fabricación de productos con una fecha de caducidad predeterminada de antemano.

La Obsolescencia Programada nos degrada al poner nuestra creatividad y capacidad de innovación al servicio de la mediocridad y la maximización de beneficios de las grandes corporaciones y sus redes clientelares.

La bombilla eterna de Benitos Muros, un ejemplo de Innovación sin Obsolescencia Programada

En el pasado Desayuno-networking, contamos con la participación de Benito Muros, el inventor de la Bombilla eterna “Actúa Vida”.  Y que por primera vez se celebró en Espai René, una tienda de electrodomésticos . Un encuentro profundamente inspirador y pedagógico en el que participaron profesionales y emprendedores de sectores y ámbitos diversos.

Benito es un ejemplo inspirador de #Trasformaker. En 19 años de compromiso y perseverancia, ha conseguido que la UE reconozca el uso fraudulento y la práctica  generalizada Obsolescencia Programada en el sector tecnológico, abriendo con ello nuevos caminos hacia la sostenibilidad. Además, con su invento, Benito ha demostrado de forma prágmática que la Innovación sin obsolescencia programada no sólo es posible sino que, además, es muy rentable y sostenible.

Desde nuestro punto de vista, lo más relevante de su ejemplo es su inquebrantable compromiso interno con su propio empoderamiento personal junto a la motivación trascendente de ser de beneficio para toda la humanidad.

Reparable y actualizable sin límite, la bombilla eterna «Actúa Vida» de benito muros se ha convertido en el estandarte de un nuevo modelo un modelo económico y social, basado en las sostenibilidad, la conservación de los recursos naturales y la calidad de vida de las personas.

¿Qué podemos hacer como individuos para mejorar las cosas? ¿Cómo podemos contribuir a transformar el actual modelo económico?

Algunas de las ideas que surgieron durante la conversación de Benito Muros con los participantes al Desayuno:

  1. El consumo construye el mundo. Consumimos las 24 horas del día. Toma conciencia y asume el poder que tienes como consumidor.
  2. Pregúntate ¿Qué mundo estás construyendo con tus hábitos de consumo? ¿Estás contribuyendo a construir el mundo que quieres para ti y las generaciones futuras?
  3. Consume menos y mejor.
    Antes de comprar algo, pregúntate si realmente lo necesitas. Éste es el primer paso para salir del modo piloto automático y tomar conciencia de las 4 R: Reducir, Reutilizar, Reciclar y Recuperar y actuar en consecuencia.
  4. La calidad no siempre está relacionada con el precio. Amplia tu concepto de calidad incluyendo valores como la salud, la sostenibilidad y la trazabilidad, tanto nuestra como la de planeta. ¿Quién fabrica ese producto o servicio? ¿Cómo lo produce?¿Cuáles son sus valores?
  5. Apoya al pequeño productor y al comercio local es vital para avanzar hacia una economía a escala humana. Comprar en grandes superficies suele ser lo más cómodo, pero nos empobrece aumentando las desigualdades sociales y la codicia de las grandes corporaciones.
  6. Reinventa tu manera de consumir con las nuevas maneras de consumir basadas en compartir y alquilar.
  7. No te dejes llevar por las modas y las campañas publicitarias, desarrolla tu espíritu crítico.
  8. Da a conocer y déjate inspirar por ejemplos de #transformakers como el de Benito Muros.
La Bombilla eterna es la constatación de que un nuevo paradigma económico está manifestándose a través de miles de personas e iniciativas en todo el mundo en muchos casos anónimas y que están aún por descubrir.

De cada uno de nosotros, depende que el consumo sea un medio para incrementar la conciencia y que esta bombilla y la conciencia que la impulsa nos ilumine…también a nuestros hogares y ciudades hasta que un mundo más próspero y humano sea inevitable.

Y tú ¿Cuál es tu gesto por la sostenibilidad? Te animamos a compartir tus ideas y proyectos.

Autora

 Maribel Guzmán, responsable de comunicación y líneas de acción en Economia Humana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *