Caminando hacia una economía más humana y eficiente

Ferran - Economía HumanaBlog5 Comments

economia humana

La Economía es una práctica tan antigua como el ser humano. Etimológicamente viene del griego Oikos (hogar) y Nomos (ley). Por lo que el significado original se podría traducir como “las leyes que gobiernan el hogar”En su origen, fueron los excedentes de producción los que pusieron de manifiesto la posibilidad del intercambio. En principio, se trató de pequeños trueques. Más tarde, aparecieron objetos, tales como cereales, conchas marinas, puntas de flecha, objetos diversos de bronce… a los que se les otorgó un determinado valor como medio para ajustar los intercambios. 

Durante decenas de miles de años, la economía se basó en cuestiones prácticas relacionadas con la gestión de recursos domésticos y los intercambios. La aparición del dinero, como tal, fue fruto de una abstracción del concepto de “valor” vinculándolo a metales u objetos y que poco a poco, comenzó a afianzarse en la mente de los seres humanos.

En su origen, el dinero nos permitió avanzar hacia sociedades más complejas, aunque su función esencial era la de un medio que facilitaba las relaciones entre personas de una misma comunidad y, más adelante, también como intercambio entre comunidades. Con el avance de las civilizaciones y la aparición de las ciudades las soluciones económicas se fueron haciendo también más complejas.

En el siglo XVIII Adam Smith convirtió a la Economía en una ciencia. Hasta entonces, cada civilización había gestionado sus recursos según su cosmovisión y necesidades. Fue la revolución industrial la que más influyó en la evolución de la economía tal y como la concebimos actualmente en occidente. En poco más de 200 años, el grado de complejidad de las sociedades se aceleró a un ritmo frenético hasta llegar a lo que hoy conocemos como globalización. Una velocidad de vértigo que muy pocos seres humanos y comunidades han podido integrar armónicamente.

De esta manera, la economía dejó de ser un medio que facilita las relaciones entre las personas y gobierna las leyes del hogar, para ser una especie de oráculo que pronostica y determina la evolución de la sociedad con una jerga cada vez más abstracta y encriptada.

Desde esta nueva visión, la economía ha jugado un importante rol en la construcción de una sociedad cada vez más neurótica en la que el valor se confunde con el precio y, el dinero se ha convertido en una barrera que separa al ser humano de sí mismo, de la comunidad y de la naturaleza.

Hoy en día, vivimos bajo la tiranía del beneficio a corto plazo, excluyente y egoísta. Es decir, de una codicia que genera grandes cuotas de sufrimiento y pobreza a nivel personal y colectivo.

He considerado oportuno comenzar este artículo ofreciendo una visión sintética de la evolución de la Economía para ver con más claridad los procesos, las oportunidades y las amenazas que se nos plantean actualmente. Para así, buscar soluciones más coherentes y disruptivas.

¿Por qué es necesario, hoy más que nunca, humanizar la economía?

Es evidente que una sociedad basada en la especulación, la maximización de ganancias y la competitividad excluyente, está condenada al colapso, dada su incapacidad para respetar a las personas y a la vida.

Grafico de la riqueza 2016Según un estudio realizado en 2016 por Credit Suisse, entre otros datos escalofriantes hay uno que a nivel simbólico es muy representativo: el 1 % de la población cuenta ya con más recursos que el 99% restante.
Este dato nos invita a reflexionar acerca de cuestiones relevantes e inquietantes. ¿Hasta cuándo seguir acumulando poder y riqueza? ¿Para qué?

Otro dato interesante para la reflexión: la deuda pública mundial se incrementado considerablemente en los últimos años. Mientras que en el 2000 ascendía a 70 billones de dólares, en el 2016 roza los 200 billones. Según analistas prestigiosos de diversos medios, dicha deuda es imparable e impagable. Lo que plantea otras cuestiones. Si no se puede pagar, ¿qué hacer con ella? ¿Por qué no se toman medidas efectivas ante un riesgo sistémico tan evidente? ¿A quién beneficia esta situación?

Esta locura, en la que estamos inmersos, que no tiene nada que ver con los valores humanos y que, además, ni siquiera es eficiente, se impone como única, lógica y racional. A mi entender, es un efecto de la utilización del miedo atávico al cambio, inherente al ser humano, y otras emociones negativas al servicio de intereses especulativos.

Si bien, existen soluciones macroeconómicas complejas que pasan por controlar la gran burbuja generada por la economía especulativa, quienes podrían influir positivamente en el asunto son parte del problema. Así pues, resulta poco probable que tomen decisiones reales para revertir esta situación.

Sin embargo, al observar con detenimiento nos damos cuenta de un fenómeno interesante: la macroeconomía especulativa y la microeconomía real cada vez están más desconectadas. En la medida que tomemos conciencia de esta desconexión, veremos que nos brinda una gran oportunidad si sabemos ver y poner en valor nuestra capacidad individual de incidir en el cambio, reduciendo nuestra contribución personal a la burbuja.

The Cultural CreativesComo bien han demostrado en su investigación de varias décadas el sociólogo Paul Ray y la psicóloga Sherry Anderson, nos encontramos ante una r-evolución silenciosa impulsada por un nuevo grupo socio-económico emergente los “cultural creatives” que se caracterizan por adoptar una visión «global» e «integral» del mundo. Según datos extraídos de su estudio The Cultural Creatives: How 50 Million People Are Changing the World “ publicado en el 2000, este grupo representaba alrededor de un 25 % de la población estadounidense. Según datos del 2008, los «creativos culturales» en estados Unidos, Europa y Japón suponen ya una media del 35% de la población.

Estos datos, arrojados por estudios científicos, son muy esperanzadores porque nos hablan de que está naciendo en la base de la sociedad una nueva conciencia que se expande de persona a persona, creando iniciativas de todo tipo e impregnando la sociedad con otros valores.

Humanizar la economía supone facilitar este proceso, haciendo llegar los flujos económicos a los agentes de cambio para que puedan desarrollar sus proyectos para impulsar un cambio global que los transciende.

Son muchas las iniciativas impulsadas por la economía real no especulativa que, a lo largo y ancho del planeta, están impulsando el cambio hacia una nueva economía. Es fundamental que cada uno de nosotros decida conscientemente dónde se quiere situar y qué mundo quiere construir:

Un mundo neurótico en el que se impone una única visión, que origina desequilibrios y desigualdades crecientes en las personas y el medio-ambiente, que nos encaminan hacia un colapso económico, social y mediambiental.

Un mundo a escala humana que comienza a despertar, construyéndose en base a valores universales con una visión global e inclusiva que nos conduce hacia sociedades más humanas, armónicas y eficientes.

Lo pequeño es hermoso

La microeconomía real y consciente, crea resiliencia y puede evitar muchos de los efectos perversos de la macroeconomía especulativa. Como dijo en los años 70’s E.F. Schumacher en su libro «Lo pequeño es hermoso», se trata de devolver la economía y los medios de producción a una escala humana porque en lo pequeño están las claves para humanizar lo grande.

¿Qué podemos hacer?

Si la economía es el pilar central de todo este sistema, es la misma economía la que nos ofrece grandes oportunidades de cambio.

En primer lugar, es fundamental tomar consciencia de dónde estamos, a qué mundo estamos sirviendo con nuestras acciones (de compra, de emprendimiento o de inversión) y qué mundo queremos crear. Aumentar la coherencia entre lo que sentimos, lo que hacemos y lo que pensamos es una clave fundamental. Cada uno de nosotros, podemos discernir qué personas de nuestro entorno o iniciativas son más coherentes y comenzar a buscar de forma consciente nuevos referentes más acordes con el mundo que nos gustaría vivir.

No se trata de una cuestión ideológica o teórica, sino de acción. Paso a paso, día a día y en un aprendizaje continuo, cada cual, desde su realidad, actuando en lo concreto con una visión amplia.

En este contexto, las ciudades y los pueblos como forma de organización cercana a los seres humanos son la clave para facilitar y expresar los procesos de cambio. Nuevas visiones que van transformando desde dentro otras estructuras más abstractas de la sociedad.

Actualmente, hay innumerables iniciativas de cambio a nivel profesional y social en todos los ámbitos de la sociedad. Son los creativos culturales en acción. La nueva consciencia que se expresa en la economía con valores, la financiación participativa y ética, el consumo consciente. Es la nueva sociedad que emerge con fuerza y necesita de nuestro compromiso para poder manifestar nuevas oportunidades y evitar sufrimientos presentes y futuros.

La verdadera eficiencia es la que incluye, entre sus parámetros, el impacto en el ser humano y en la naturaleza. La que armoniza procesos tangibles e intangibles. La que abre caminos hacia la sabiduría personal y social. 

Desde mi punto de vista, el cambio es inevitable. Lo que está en juego es la dirección y el sufrimiento que tendremos que asumir. Personalmente, he elegido de forma consciente ponerme al servicio de una economía más humana y eficiente, para crear ciudades más sabias en un planeta armónico a todos los niveles.

Sobre el autor
 economía humana

 Ferrán Caudet, director de Economía Humana

Este artículo ha sido elaborado como documento de reflexión para la Jornada “La ciudad Integradora” organizada por Graustic el 3 de noviembre.

+ Información

5 Comments on “Caminando hacia una economía más humana y eficiente”

  1. Para mi ha sido un descubrimiento esta iniciativa liderada por Ferrán y sus compañeros. Los que llevamos décadas procurando influir desde los territorios para humanizar la economía sabemos que es una tarea que no tiene ni tendrá fin. De hecho es una lucha entre el egoismo y la solidaridad, entre el autoritarismo y la democracia participativa, entre lo individual y lo comunitario. También entre lo micro y lo macro como se señala, no porque sean contradictorios sino porque las lógicas que los sirven son opuestas. ¿Cómo nos puede sorprender el aumento de la desigualdad si todo esta´servido para los poderosos, los especuladores, los indiferentes ante el sufrimiento de los pobres?
    Las cosas pueden estar cambiando y lo vemos a diario, pero la urgencia siempre está presente. Sin embargo como nos dijo Louis-Joseph Lebret: «No hablen sin haber aprendido en la escuela de las cosas y de los hombres; intervengan pero después de haber adquirido la certeza que vuestra intervención está bien orientada.»

    Solo agregaría una nueva coincidencia entre tu título y el de nuestro libro «Caminos de Economía Humana».

    Como queda claro, de caminar se trata.

    Abrazo

    Dr. Andrés Lalanne
    Rector
    CLAEH

  2. Gracias Andrés, estamos en el camino y ahora además podemos caminar juntos con cada nueva conexión damos un paso adelante y fortalecemos los nuevos paradigmas emergentes.
    abrazo

  3. Me encanta haber descubierto esta ventana en Facebook. Estoy totalmente de acuerdo con el articulo de Ferran. En mi familia llevamos muchos años creyendo y actuando según este nuevo paradigma económico como la solución al colapso social. Mi hijo, que ya hace más de 20 años se licenció en Ciencias Ambientales, fue quien nos abrió los ojos a los cambios que como individuos podíamos realizar en nuestro día a día, porque realmente es la forma de que el cambio global se pueda materializar.
    Precisamente él se Doctoró en Economía ambiental en Canadá pero ya no volvió a su ciudad natal. Ha recorrido muchos países siempre trabajando en proyectos de sostenibilidad. Ahora es profesor en la Universidad Estatal de Arizona.
    Un saludo y gracias por tu articulo.

    1. Gracias Marian por tu comentario. Decirte que Economia Humana es un propuesta cocreada por todas las persona que participamos de ella. Estás invitada a interactuar con nosotros como consideres oportuno.

      Un abrazo

      1. Se me olvidaba. Estamos preparando un catálogo de formación para que todos aquellos que estáis interesados en profundizar en este camino de transformación que propone Economía Humana lo podáis hacer. Si quieres recibir información, déjanos tus datos en el formulario de la página de inicio.

        Gracias

Responder a ferran Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.