José María Torres: “El fracaso está muy estigmatizado, y eso hace que se pierda talento”

Jose Luis - Economía HumanaBlog, Economía HumanizadaLeave a Comment

economía humana

En esta entrevista José María Torres da unas pinceladas sobre la complicada situación de endeudamiento de muchos emprendedores que fracasan. Una realidad a la que deben darse vías de solución para que estas personas puedan rehacer su vida, se cambie la etiqueta social de “fracasado” y puedan seguir ofreciendo su aprendizaje y talento.

José María Torres, Presidente de Numintec, patrono de la Fundación PIMEC y miembro del Consejo Asesor de Economía Humana. Actualmente es aspirante a la presidencia de la Cámara de Comercio de Barcelona.

Fue campeón del mundo de karate y luego se convirtió en empresario. ¿Es difícil resituarse?
Cuando te dedicas al deporte de élite vives en una burbuja; dentro de tu mundo eres muy reconocido, pero cuando este mundo se acaba tienes que empezar de cero. Muchos deportistas lo pasan mal porque no saben adaptarse a la nueva vida. Yo tenía lo que me habían enseñado las artes marciales, la cultura del esfuerzo y la perseverancia. Volví a prepararme, me apunté a un curso de dirección de empresas. Empecé una nueva vida en el ámbito tecnológico.


Las telecomunicaciones no tienen nada que ver con el karate.
No, pero al final en una empresa lo importante es tener un buen equipo, conocer tus limitaciones, saber delegar y aprovechar el talento a tu alrededor.


Cuando decidió reinventarse tiró todos los trofeos a la basura. ¿Había que ser tan radical?
Era una forma de empezar de nuevo, como cuando empecé a hacer karate a los doce años. Empecé como cinturón blanco en otra etapa de mi vida, rompiendo con el pasado.


¿En el mundo empresarial ha conseguido tantos reconocimientos?
Nuestra plataforma de comunicación ha sido reconocida como la mejor de Europa por los avances tecnológicos. El año pasado nos dieron un premio que para mí era muy importante, por los valores sociales. Las empresas estamos para generar riqueza, no para hacernos ricos. Los beneficios que generamos los tenemos que devolver a la sociedad. Hace mucha ilusión poder dedicarlos a temas sociales.


Muchos emprendedores no les va tan bien a la primera.
Cuando empecé a colaborar con la fundación Pimec conocí casos desesperantes, de personas que lo habían perdido todo. Para poderles ayudar, impulsamos la primera ley de segunda oportunidad en el Estado, que salió en 2015, cuando la primera ley en Estados Unidos databa de 1898. Ahora estamos trabajando en el borrador de la directiva europea, no sólo para empresarios sino para todos. Hay gente que pierde su casa y tiene deudas de por vida. Esta gente queda condenada a la economía sumergida, a la exclusión social o a vivir de prestaciones sociales que al final pagamos entre todos. La manera que tienen de salir de este pez que se muerde la cola es que les perdonen las deudas y puedan entrar de nuevo en el proceso productivo. Aquí el fracaso está muy estigmatizado, y esto hace que se pierda talento, cuando, de hecho, todas las grandes multinacionales americanas que conocemos, sobre todo las tecnológicas, han surgido tras fracasos previos. Con la legislación española todas estas empresas no existirían, mucha gente habría quedado hundida para siempre.


¿Por qué fracasan los negocios?
Si hablamos de los años de crisis, una tercera parte de las pequeñas empresas que cerraron fue por los impagos de las empresas más grandes. La ley dice que las empresas deben pagar a 60 días y aún hay que pagan a 500 días. Hay otras empresas que cierran porque el proyecto no es bueno, pero esto no debe ser excusa para que el emprendedor no pueda desarrollar otro proyecto. Hay que trabajar desde las escuelas; equivocarse es normal, porque si no, no hay aprendizaje. Cuando una idea fracasa, fracasa el proyecto pero no la persona, y el talento tiene que seguir aprovechándose.


¿Todavía se fomenta poco la emprendeduría?
Hemos ido mejorando. En Cataluña hay muchos organismos que hacen mucho en este ámbito. Hay que hacer más con la segunda oportunidad de los que fracasan; que se les perdonen las deudas lo antes posible.


Ha producido un cortometraje, ‘El corredor’, para alertar sobre la necesidad de una segunda oportunidad.
Ha sido el cortometraje más premiado de la historia del cine español. Se ha visto en todo el mundo y en muchos foros empresariales. Esto hace que todo el mundo conozca la necesidad de que a las personas endeudadas se les pueda condonar la deuda sin pervertir la cultura del pago. Siempre hablamos de personas honestas que obran con buena fe.


¿Volverá con otro proyecto cultural?
Estamos trabajando en un proyecto global sobre la protección infantil que presentaremos a la ONU. La segunda oportunidad comienza con los niños. Se debe fomentar la creatividad y enseñarles a perder el miedo a fracasar. Se trata de una canción que hemos hecho en los seis idiomas oficiales de la ONU para que la canten cantantes famosos de todo el mundo. También hay un cortometraje sobre los niños inmigrantes y un libro que llevará un juego que se pueda utilizar en las escuelas para que los niños aprendan a valorar la cultura del esfuerzo desde pequeños. Queremos que los estados de la ONU dediquen más recursos a la protección de los niños. Por eso intentaremos que la mayoría de ONG del mundo apoyen el proyecto.

Fuente: El Punt Avui

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *