La Economía del compromiso y la valentía

Economia HumanaBlog, Comunidad profesionalLeave a Comment

economía humana

Economía al desnudo, una conferencia diferente celebrada en un lugar mágico. La primera de las dos sesiones previstas tuvo como escenario el MEAM (Museo Europeo de Arte Moderno), concretamente en la Sala Noble donde una cuarentena de personas que vinieron a presenciar el acto pudieron contemplar una exposición de imágenes de personas desnudas que con espontaniedad se exhibían en la sala.

El acto arrancó a las 18.00h con la apertura inaugural de Jose Manuel Infiesta, director del MEAM. Seguidamente, Ferrán Caudet, moderador de la tertulia y cofundador de Economía Humana presentó a los invitados. Entre ellos se encontraban: Mª Mercè Conangla ( Fundación Àmbits- Instituo de Ecología Emocional), Manel Marco (consultor Start-ups) y Joan Antoni Melé (asesor internacional en banca ética y miembro del Consejo Asesor de Triodos Bank).

Antes de la presentación, el Ferrán invitó a toda la sala a permanecer unos minutos en silencio. Acto seguido, Maribel Guzmán, también miembro de Economía Humana, leyó una poesía de Louis-Joseph Lebret primero en acuñar el término Economía Humana.

Con todo ello, la sala del Museo, con decenas de personas y algunas cámaras, se había convertido en un espacio íntimo y empezó la primera parte de la sesión. Un espacio que duró alrededor de una hora, donde la reflexión y la opinión tuvieron un papel principal. En este transcurso de ese tiempo, ponentes y moderador, destaparon ideas y conceptos trascendentales y sugerentes como el de “miedo ambiente”, expuesto por Joan Antoni. Un concepto provocativo que empezó a desnudar los diferentes discursos. Se habló de la deshumanización paulatina que ha sufrido el hombre, de la pérdida de sentido de la vida, de cómo no vivimos y sí sobrevivimos y de que todo ello es reflejo del miedo que está instaurado en el sistema social que hemos heredado. Como primera gran conclusión y en respuesta al origen de estos miedos surgió, de manera contundente y consensuada, la educación y se defendió la necesidad de reconceptualizar los “modus operandis” enfocados tanto en el ámbito económico como en el cuotidiano. En la misma línea, Joan Antoni proclamó que “hay que llevar los sentimientos al empresario y al trabajador, y paralelamente el arte a la economía”. Así pues, se consensuó que una educación basada en las emociones es el camino idóneo para liberar a los hombres de los miedos generados en esta sociedad veloz, llena de incertidumbres y sostenida en el consumismo.

Con el paso de los minutos, este discurso se vio consolidado y ejemplificado con diferentes aportaciones de los ponentes.  Primeramente, Ferrán nos plasmó que el compromiso y objetivos de Economía Humana no caen en el “buenismo” sino que se centran en datos objetivos para la creación de estratégias concretas. Una organización encargada de conectar proyectos, ideas y personas con el fin de crear oportunidades de negocio éticas y sostenibles. Donde permitirá a las empresas ampliar su capital relacional,

concectar con proveedores de confianza, obtener descuentos y promociones exclusivas, generar oportunidades de negocio, promocionar productos y servicios, incrementar la visibilidad y el posicionamiento online, y en general, mejorar la gestión de forma humana y eficiente sin nunca olvidarse del progreso económico. Seguidamente, Mª Mercè explicó un caso sobre el que la Fundación Ámbits está trabajando, referido a la participación en la elaboración de un plan estratégico en el centro sanitario Hospital Clínic. Un ejemplo contundente de cómo los nuevos paradigmas económicos basados en las emociones, estan penetrando claramente en el sistema. Esta cristalización del discurso co-creado tuvo como protagonista final a Manel Marco que afirmó de manera contundente que “la sostenibilidad en los negocios es y será cada vez más un factor diferencial respecto de otras empresas tanto a nivel de eficiencia económica como a nivel de visiblidad y prestigio de la marca en cuanto a la percepción de clientes, inversores y de la sociedad en general”. Con estas palabras concluyó la pri mera parte de la conferencia.

Tras la pausa, en la cual los diferentes asistentes tuvieron la oportunidad de saludarse e interaccionar unos con otros, empezó la segunda parte del acto. Una fase final de propuestas que también duró en torno a 60 minutos. No se cayó en el simplismo de culpar unicamente al sistema político. Se habló de algo más. El enfoque se centro entorno al ser humano. Se habló de economía de la seducción, de líderes con amor que no tengan lástima y sí comprensión. Se volvió a incidir en fomentar una educación emocional, capaz de liberar al individuo de la prisa y la violencia con el fin de crear un nuevo hombre para una nueva economía. Un ser capaz de negociar, de dialogar, de agradecer para así transformar la economia de la vulnerabilidad, comandada por el miedo, la simplicidad, los números y la avariacia, en la economía seducción: más eficiente, resiliente, creativa y humana.

Finalmente, Ferrán, después de dirigir una mesa y un escenario introspectivo y de discusión, cerró el acto con la creación de un ambiente de silencio, donde invitó a todos los que habían formado parte de esta reunión de amigos (expertos e interesados) a adjetivar con una palabra la sensación que habían reportado aquellas dos horas de reunión. Con esta actividad profunda y la danza improvisada de Aidan, se puso el cierre al acto.

Gracias a la calidad de los ponentes y a la disposición e inquietud de todos los presentes, no sólo se desnudó la economía sino que se empezó a vislumbrar como elementos esenciales hacia una nueva economía: el compromiso y la valentía tanto personal como social.

Fuente

economía humanaJoan Romero Torres

Licenciado en Geografía por la Universidad de Barcelona; Máster en Planificación Territorial y Gestión Ambiental por la Universidad de Barcelona. Trabaja como Investigador predoctoral FPI (Formación Personal Investigador)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.