Novaterra Catering, una empresa al servicio de la humanidad

Jose Luis - Economía HumanaBlog, Economía HumanizadaLeave a Comment

economia humana
Hemos dedicado varias publicaciones en este blog acerca de la exitosa trayectoria de Novaterra Catering y de su extraordinaria labor social como empresa comprometida en aunar impacto social y sostenibilidad económica. A medida que la sociedad evoluciona en consciencia es necesario que los actores económicos se adapten, si quieren tener cabida, a lo que demanda la nueva sociedad que emerge. Una empresa que no crea un impacto social, que no mejore en algún aspecto la vida de las personas se entrega al simple ejercicio de la especulación creando más precariedad. En este artículo, Christian Mecca nos ofrece su punto de vista.

Asistimos como protagonistas a un periodo disruptivo en la historia de la humanidad, impulsado por un incremento en nuestro nivel de consciencia activo. Vivimos, asimismo, un cambio de paradigma en el que el modelo socioeconómico, y la visión patriarcal que lo sostiene, ofrece evidentes síntomas de agotamiento y revela sus grietas. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha condensado los retos inmediatos de la humanidad, con plazo límite al 2030, en lo que ha denominado los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): fin de la pobreza, producción o consumo responsables, entre otros. Si semejantes retos tenemos, y con tanta urgencia debemos alcanzarlos, es que nuestras prioridades estaban demasiado enfocadas en satisfacer las propias necesidades por encima del bien común.

Sin embargo, de forma simultánea al resquebrajamiento y decadencia del paradigma actual están emergiendo nuevas formas, más humanas, de estructurar nuestras relaciones y de vincularnos con el planeta que nos cobija. Las personas, al hacernos más conscientes, necesitamos plasmar en el exterior aquello que bulle en nuestro interior. Una de estas nuevas formas emergentes es la empresa social, un tipo de negocio que nace para dar respuesta a alguno, o a varios, de los retos de la humanidad.

Bajo la óptica del paradigma saliente, de los retos comunes se ocupaban los estados y, por supuesto, las ONG. Pero, en la sociedad emergente, la empresa puede y debe orientar sus capacidades, entre ellas el espíritu emprendedor, para hacer del mundo un lugar en el que todos podamos vivir con dignidad y desarrollarnos plenamente. Y de ello, precisamente, parte la importancia del Viaje a la Dignidad de Novaterra. Quienes emprendemos socialmente no lo hacemos a partir de una oportunidad de negocio sino de una ‘oportunidad de impacto’, que con nuestros productos y servicios podamos dar respuesta a problemas colectivos, tanto sociales como medioambientales.

El éxito de la empresa social no se mide exclusivamente a través de los beneficios económicos generados, sino fundamentalmente a través de indicadores que señalan cómo ésta ha mejorado las condiciones de las personas y del entorno. La social, como toda empresa, debe ser rentable económicamente pero no para ofrecer elevados dividendos a sus accionistas, sino principalmente para reinvertirlos en reforzar sus equipos humanos, procesos de trabajo, instalaciones, y otras herramientas para incrementar así su actividad y, con ello, su impacto y rentabilidad social.

Cada uno de los 17 ODS ofrece infinitas oportunidades para poner en marcha empresas sociales. En Novaterra Logistics, por ejemplo, generamos empleo para personas con diversidad funcional a través de servicios de mensajería de ‘última milla’, llevando a nuestros vecinos sus compras de comercio electrónico, o de comercio local, utilizando para ello bicicletas eléctricas. En Novaterra Catering generamos puestos de trabajo para personas alejadas del mercado laboral y lo hacemos elaborando y distribuyendo, desde nuestra cocina central, menús de calidad, impregnados de valores, para todo tipo de clientes: personas, empresas o centros tanto para sus necesidades diarias como para sus eventos. Por último, Cuinaterra, nuestra empresa de comedores escolares sostenibles, aborda el reto de acercar a nuestros escolares una comida diaria saludable pero también sostenible: de temporada, realizada a partir de materias primas de proximidad, ecológicas y adquiridas directamente a quienes las producen en el entorno más cercano posible y que reciben un precio justo por ello.

A quienes emprendemos socialmente nos impulsa una motivación irrefrenable de solucionar problemas comunes. Nuestra vocación es social y la empresa una herramienta al servicio de esa misión. Ojalá pronto no sea necesario agregar el adjetivo ‘social’ al sustantivo ‘empresa’. Será la prueba más evidente que toda empresa está al servicio del ser humano, como siempre debió haber sido.

Fuente: Levante El Mercantil Valenciano


economia humana
AUTOR

Christian Mecca, Gerente en Novaterra Catering Sostenible/Novaterra Social Logistics

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *