La Fageda, lecciones de una empresa construída al revés

Amira MaslubAcademia EH, Blog, Comunidad profesional, Economía Humanizada, Máster Internacional de Economía Humana, Miembros, Testimonios2 Comments

la fageda
El pasado viernes 1° de abril en sesión del MIEH el Director de Relaciones Institucionales de La Fageda, Albert Riera, nos presentó esta emblemática empresa social ubicada en la Reserva natural de la Garrotxa, España. En este articulo Agustina Langwagen, alumna del MIEH recoge los principales aprendizajes de este inspirador encuentro.

Albert Riera se centró en la filosofía que sostiene este proyecto que este año celebra su 40 aniversario y aseguró con convicción que “los proyectos y empresas que perduran son aquellos que tienen una filosofía potente detrás”.

Los inicios de La Fageda se remontan a un proceso de transformación y búsqueda personal de sentido de su fundador, Cristóbal Colón. A finales de los 60, Cristóbal conoce y queda profundamente conmovido ante la desidia y situación de hacinamiento que viven los enfermos en los psiquiátricos y decide dedicar su vida a ayudar a personas con esta problemática.

Abandona su trabajo como sastre y, sin estudios previos, se emplea como mozo de un manicomio. “Su motivación por el trabajo no tuvo que ver con el dinero sino con su manera de ver el mundo y su compromiso con las personas” resalta Albert.

En paralelo, Cristóbal se forma en psicología pero, al darse cuenta de que con los postulados del marxismo y del psicoanálisis no encuentra respuestas a sus preguntas, se aleja de la ideología y abandona también el hospital. Es entonces cuando decide crear un proyecto empresarial con el objetivo de dignificar la vida de los enfermos mentales, ofreciéndoles un trabajo que les hiciera sentir útiles y recomponer así su autoestima.

Con esta clara motivación desde el propósito y aún sin tener claro qué iban a hacer, surge el primer proyecto de España en atender a las personas con enfermedades mentales fuera del ámbito hospitalario. Posteriormente aparece la idea de producción y venta de lácteos, a la que se suman las mermeladas y los servicios que incluyen la visita al establecimiento, lo que hoy conforma una amplia propuesta que emplea a 505 personas.

Albert destacó que si bien el sentido convoca un equipo y a los distintos apoyos que son pilares de su historia, no sólo desde allí se construye brillante trayectoria empresarial de la Fageda sino desde la excelente calidad de los productos que ofrecen. “La Fageda ofrece una solución a una necesidad real del mercado, aporta dignidad a partir de la generación de oportunidades únicas de trabajo y cuida la calidad de sus productos con alta exigencia”. A dia de hoy, la empresa factura más de 28 millones de euros al año.

Han tenido varias ofertas de expandir el negocio pero mantienen aquello de que “lo pequeño es hermoso” (Schumacher) y sostienen que un crecimiento al estilo de multinacional o modelo de franquicias les implicaría la pérdida de los vínculos concebidos como algo central e identitario de la empresa.

Con los años, desde una cultura organizacional sólida, han construido un ecosistema de compañía y unión tal que las fluctuaciones de una persona con una enfermedad mental tienen cabida en un régimen laboral.

Una de las decisiones estratégicas de sus inicios que hoy confirman es contar con la naturaleza como entorno clave por su potencial terapéutico. Asimismo, la decisión de basarse en modelos de financiación sin necesidad de socios capitalistas ni inversores.

Celebramos los primeros cuarenta años de esta inspiradora empresa y agradecemos el testimonio de Albert, signo claro de una vocación de servicio y compromiso alineado con los pilares de Economía Humana.

2 Comments on “La Fageda, lecciones de una empresa construída al revés”

  1. Un excelente emprendimiento que ha logrado unir la calidad de sus productos con el amor hacia los valores humanos. Felicitaciones!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *