por una Economía Humana

MANIFIESTO

Creemos profundamente en el ser humano. En el poder de las personas para transformar el mundo. Por eso, hemos decidido construir una economía al servicio de la vida y orientada al bien común.

Somos muchas las personas que, a lo largo y ancho del planeta, lideramos negocios, organizaciones y propuestas innovadoras que están transformando el mundo.

Economía Humana ofrece una plataforma común para optimizar todo ese potencial, generando un movimiento transversal y colaborativo.

Este manifiesto sintetiza las claves profundas por una Economía Humana desarrolladas a lo largo de más de 10 años.

Su misión es orientarnos en la senda hacia un mundo más coherente, próspero y humano, facilitando una re-evolución creativa que parte del compromiso vital de todos aquellos que lo suscriben.

Invitamos a todas aquellas personas, organizaciones o instituciones que resuenen con lo que en él proponemos a adherirse y ser parte activa de la transformación creativa.

01 transformación

Está emergiendo un movimiento de consciencia global que se expande, de persona a persona, transformando el hasta ahora vigente sistema de creencias y valores y la humanidad en su conjunto.

La economía, como pilar fundamental de la sociedad, debe participar activamente en el proceso de transformación hacia un mundo más humano y consciente.

02 transidentidad 


Ante los desequilibrios generados en la sociedad, se hace necesaria una nueva visión, transidentitaria e integradora, que respete la singularidad de cada persona, propuesta o territorio.

La Economía Humana debe facilitar una vida digna a las personas y las comunidades, independientemente de su ideología, camino espiritual, estatus social, nacionalidad o de cualquier otro rasgo identitario.

03 prosperidad


La prosperidad es una cualidad inherente de la naturaleza.

La economía debe impulsar una cultura basada en la generación y expansión de la prosperidad compartida como eje fundamental de la actividad económica.

04 win-win-win


La maximización de beneficios y la competitividad conducen a acuerdos impuestos y desequilibrados que limitan la prosperidad.

La Economía Humana propone nuevas formas de intercambio basadas en los Puntos de Equilibrio, creando condiciones para el bien mayor de todas las partes y la expansión de la prosperidad.


05 armonización integral

La  persistencia de los desequilibrios que genera la economía especulativa nos conduce a un colapso de dimensiones globales.

La propuesta de Economía Humana promueve y facilita una relación armónica entre ética y beneficios.


06 sostenibilidad

Orientar nuestras acciones hacia la sostenibilidad es clave para la supervivencia del ser humano y la vida del planeta.

La economía debe impulsar la producción y consumo de bienes y servicios sostenibles, perdurables y respetuosos con el ser humano y con la vida.


07 microeconomía real

La macroeconomía especulativa reduce la viabilidad de la microeconomía real, reduciendo sus posibilidades de generar y redistribuir la riqueza.

La economía debe primar la producción de bienes y servicios “reales” a favor de las personas y la vida en el planeta.

08 inteligencia colaborativa


La maximización de beneficios  y la competitividad agravan los desequilibrios globales y la pobreza que padecen muchos seres humanos y zonas del planeta.

La Economía Humana fomenta la inteligencia colaborativa como eje principal de la acción económica para co-crear nuevas realidades más armónicas y eficientes. Uno más uno somos más de dos..

09 articulación y sinergias


Afortunadamente, son muchas las iniciativas que, a lo largo y ancho del planeta, están impulsando el cambio hacia una nueva economía.

Economía Humana es integradora e impulsa la articulación entre agentes de la transformación y organizaciones innovadoras facilitando vínculos fraternos y estrategias conjuntas que generan valor compartido.

10 consumo coherente


El consumo como motor de la economía es clave en la transformación de la sociedad.

La Economía Humana debe facilitar la toma de conciencia del consumidor e influir positivamente en nuevos hábitos de consumo más coherentes y sostenibles con las personas y la vida.


11 inversiones éticas

Hoy en día, existe más circulación de capital y recursos que en ninguna otra época histórica, sin embargo se fomenta una falsa escasez que beneficia a los especuladores y dificulta la evolución de la sociedad.

La Economía Humana debe atraer y dirigir inversiones hacia propuestas innovadoras con impacto positivo, conectando de forma adecuada a inversores y  emprendedores comprometidos, creando así alternativas de financiación sostenible.

12 gestión responsable


La motivación y el uso que hacemos de los recursos condicionan el impacto de nuestras decisiones y acciones.

La Economía Humana fomenta una gestión consciente del dinero y los recursos, para orientarla al bien mayor de todas las partes.


13 liderazgo consciente

La forma de ejercer el liderazgo condiciona la evolución de las organizaciones y su impacto real en la sociedad.

La Economía Humana promueve una cultura del liderazgo disruptivo y consciente al servicio de las personas y de la vida en el planeta.


14 propósitos transcendentes

Cuando una organización tiene claro su propósito, se incrementan exponencialmente sus probabilidades de éxito y su capacidad de transformación.

La Economía Humana impulsa la definición y asimilación de propósitos coherentes que facilitan la evolución consciente de las organizaciones y la sociedad.


15 instituciones

Las instituciones públicas pueden jugar un papel fundamental como catalizadores de la transformación hacia una economía más humana.

La Economía Humana facilita la colaboración entre los agentes de la transformación y aquellas instituciones que apoyan la consolidación de la microeconomía real, empoderadora y consciente.

16 empoderamiento


La clave fundamental de la re-evolución creativa que propone Economía Humana es crear condiciones para el empoderamiento de las personas,  las comunidades y la vida en el planeta.